Masbedos.

Manifiesto de Masbedos = Niccolo Masazza y  Jacopo Bedogni

MANIFIESTO

Todas nuestras muestras artísticas se nos presentan con la sombra de una fuerza todavía desconocida para nosotros. Aunque somos conscientes de nuestras intenciones artísticas y alisamos la idea como artesanos, hablando, dibujando, escribiendo, no podemos liberarnos de ese sacral e intenso pulso que crece en nuestro arte. Esto llega a ser una diversión, visto nuestro pronunciado ateismo, pero las cosas suceden en arte como en la vida. Desde el principio, deseábamos tratar asuntos incómodos y engorrosos, intentando incluir también lo poético entre las obsesiones contemporáneas, fotografiando el narcisismo de los seres humanos, instalando sensaciones y miedos y esforzandonos siempre por relacionar al espectador en una “acción-interacción directa”; una clase de teatro escénico de la imagen que termina siendo nuestra cortina escénica existencial. Nunca emplearemos la expresión “arte contemporáneo”; percibimos enseguida esa clase de presunción y de creatividad que se confunde a menudo con lo fashion, el glamour y el diseño. Lo que nosotros hacemos es representarnos, vivir en primera persona nuestras muestras artísticas. Hoy, en la sociedad en que vivimos, pasamos el noventa por ciento de nuestro tiempo como espectadores y el diez restante como artistas. Por tanto, nuestros trabajos se empapan de este contexto psicológico social, y nunca lo deja detrás: deseo, competición y miedo forman parte de nuestra personalidad. Esta representación obstinada del dolor es en realidad nuestra única manera de liberarnos.

Utilizamos técnicamente fotografía, vídeo, instalaciones, música, e intentamos explotar tanto como sea posible las diversas tecnologías para hablar sobre la humanidad. ¿quién dice que la poesía sólo puede ser escrita? como artistas, nosotros estamos al servicio de nuestro arte, conceptual y estético, trabajamos en colaboración y en contaminación porque creemos que el único futuro posible para el arte será encontrar la unión, haciendo como todos los trabajadores en su fábrica. La producción de una película es el mejor ejemplo. La dirección, sin estas colaboraciones, no es nada. De esta manera, los actores de nuestras muestras artísticas tienen que aguantar nuestro asedio creativo, ellos tienen que interpretarlo, torcerlo, mancharlo, purificarlo y después al final entregarnos de nuevo a nosotros nuestra idea inicial envuelta en su estética. Esta es la cortina escénica de la que hablábamos, la contaminación, el inconsciente y la dirección.

Nuestros trabajos nacen de una conversación, después pasan a ser escritos… esta es la transición: espectador (mirar la realidad y ser curioso) artista (crear con el desarrollo estético natural de la idea, con la opción de expresión mediática (fotografía, instalación, vídeo, música) o como trabajador (operación manual). Cada una de estas transiciones nos obliga a un respetuoso trabajo. Este es el sentido de nuestra batalla, nuestro sacrificio y el aspecto sacral y emblematico antes descrito.

Anuncios

~ por patvisuales en julio 1, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: